Home

Artículos

Investigadora Internacional expone sobre Convivencia y Participación Escolar en el contexto mexicano

En el marco de las actividades de la Línea "Convivencia y Bienestar Escolar" del Centro de Investigación para la Educación Inclusiva, el Programa PACES recibió la visita de la Doctora Azucena Ochoa, donde participó de seminarios y conversatorios para compartir sus experiencias en torno a la propuesta ‘Aprendizaje- Servicio’, la Convivencia y la Participación Escolar.

Una nutrida agenda de actividades en la PUCV tuvo la Doctora en Psicología y Educación Azucena Ochoa, quien es Responsable del Observatorio de Convivencia Escolar de la Universidad Autónoma de Querétaro (México). La experta internacional fue invitada por el Centro de Investigación para la Educación Inclusiva, donde realizó seminarios y conversatorios sobre su experiencia académica.

La primera actividad fue el Seminario Permanente ´Convivencia y Buen Trato, enmarcado en la Línea 1 de Investigación ´Convivencia Escolar y Bienestar’, a cargo de la Investigadora Principal del Centro para la Educación Inclusiva y del Programa de Apoyo a la Convivencia Escolar, Paula Ascorra. La Dra. Ascorra declaró que el encuentro “surge del interés conjunto entre el Centro de Investigación y de Azucena por venir, luego de una visita que realicé a Querétaro el año pasado, en el marco de la Red Latinoamericana de Convivencia Escolar. Ambas investigamos temas semejantes como lo son la convivencia escolar, la participación, la formación ciudadana y la inclusión en países con realidades similares, así que es muy importante poder compartir investigaciones, reflexiones y puntos de vista”.

La Doctora Azucena Ochoa expresó que la participación es el eje de investigación e intervención de la convivencia en la escuela. La investigadora sostuvo que este término tiene una dimensión pedagógica, social, política y psicológica. Además, la participación se entiende como un derecho en el que se forja el ejercicio concreto de la actoría social y de construcción de la identidad.

Así también, nuestra invitada internacional participó del Seminario “Aprendizaje-Servicio: El voluntariado como estrategia para aprender a vivir juntos”, organizado por el Centro de Investigación para la Educación Inclusiva, la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y PACES- PUCV. La actividad contó con la asistencia de más de 70 profesionales vinculados a la educación.

En este evento, la Responsable del Observatorio de Convivencia Escolar de la UAQ, planteó que el ‘Aprendizaje-Servicio’ es una propuesta educativa que toma como pilares el servicio a la comunidad, y el aprendizaje de conceptos, habilidades y actitudes para resolver una necesidad social comunitaria. Este modelo, afirmó, ha dado buenos resultados en Querétaro, México y que a la vez se ha replicado en diferentes lugares de Latinoamérica.

“En Chile he podido conocer en estos días varias experiencias de escuelas muy vinculadas a la idea del ‘Aprendizaje-Servicio’. Argentina, por ejemplo, ya tiene un programa de educación solidaria, en que el Estado reconoce tiempos específicos para realizar actividades de tipo comunitaria. Nosotros en México, tenemos el servicio social universitario que está instruido hace exactamente 100 años, pero que al ser obligatorio, a veces corre el riesgo de desvirtuarse un poco, por la falta de motivación. Por eso, es importante estar atentos a lo que pase con la propuesta argentina”, afirma la académica.

La visita de la investigadora Azucena Ochoa también incluyó instancias de reunión con el Programa de Apoyo a la Convivencia Escolar donde se compartieron experiencias, visiones e investigaciones a la luz del trabajo realizado en Chile y México.

FUENTE: Centro EduInclusiva (www.eduinclusiva.cl)

Go to top